17 oct. 2010

escucha...

no te alborotes pequeña...
no tiembles, no huyas...
permite que mi mano
apriete tu alma
y que mi corazón
atrape tus sentimientos...

cubriré tu delicada piel
con un manto de ternura
y el frío ni el calor
podrán hacerte mella...

mis labios te susurrarán
palabras compasivas
para que tus miedos
sucumban contra tus fortalezas,
y así puedas afrontar
los escombros del llanto,
del dolor...

mi brazo será el puente
hacia la esperanza
y mis ojos el lago espejado
donde descansarán tus necedades,
y si me lo permites,
juntos,
forjaremos nuestro destino...

5 oct. 2010

pensamientos (en voz alta...)

Cada sueño no cumplido
me ha enseñado a saber esperar,
a comprender que todo tiene su tiempo
y que la vida es un sinfín
de oportunidades para fortalecerse,
para mejorar,
para encontrar la manera
de sujetar el pasado en un puño,
observar el presente prudentemente
y liberar el futuro con devoción...

No espero el mañana
subyugado por las miserias
del diario vivir,
ni prejuzgando las pequeñas
e insignificantes viscisitudes
de lo cotidiano,
de lo infrecuente,
de lo inponderable,
sino que me aferro a las inquietudes,
a lo creativo y a lo realmente importante,
y me permito soñar, disfrutar,
gozar y actuar en consecuencia,
para conocerme mejor,
para interiorizarme de mi mundo,
para sanar por fin las heridas
y para comprender, que aún imperfecto,
puedo y me permito crecer...